Por Carmen Guillén

La gestión del cambio o cómo afrontar los obstáculos que encontramos en el camino son la clave para afrontar el presente y el futuro de una forma emocionalmente positiva. De ahí, la importancia de desarrollar esta competencia en el equipo.

¿En qué consiste la gestión del cambio?

Los cambios organizacionales son necesarios para adaptar las empresas al mercado cambiante. La gestión del cambio a nivel organizacional recae sobre los líderes de las empresas. Es decir, son ellos los que transmiten a sus empleados las nuevas estrategias y acompañan al equipo en la aceptación y asimilación de los cambios.

El objetivo fundamental del líder, en este proceso, consiste en conseguir la colaboración, el compromiso y respuestas positivas por parte del equipo. Esto conllevaría resultados exitosos que llevarían a las empresas a conseguir esa esperada transformación.

En este sentido, la dificultad ante el cambio para las personas se traduce en la inseguridad y la incertidumbre que generan dichos cambios en sus vidas. De forma natural se produce una cierta resistencia a los cambios, en general, y a cambiar metodologías o formas de trabajar, en particular en el entorno laboral. Los cambios generan incertidumbre, ansiedad o malestar, pudiendo afectar al clima laboral y al desempeño de las personas.

¿Por que es importante desarrollar esta competencia?

Para alcanzar el éxito transformacional es importante proporcionar herramientas a las personas que les permitan afrontar de una manera positiva esta transformación. Para ello, es fundamental que los líderes adquieran las habilidades necesarias para realizar este acompañamiento del equipo y se alcance el éxito en el proceso. La formación y el entrenamiento de las competencias necesarias es uno de los factores clave de este proceso.

Se ha comprobado que las personas que toman conciencia de la necesidad del cambio aumentan su compromiso con la compañía y con el éxito del proceso. Son capaces de afrontar nuevos retos y desarrollan una mayor autoconfianza. Por ello, una adecuada gestión de los sentimientos de resistencia al cambio es prioritario para evitar consecuencias negativas.

A nivel organizacional, es necesario fomentar la confianza en la dirección de la empresa, identificando a diferentes líderes e involucrándolos en el proceso de cambio. Es importante, alinear a los líderes en los nuevos objetivos estratégicos de la compañía.

Otra de las claves para alcanzar una óptima transformación es la generación de un flujo de información constante. Una comunicación fluida en la organización siempre es positivo, pero en procesos transformacionales aún lo es más. La honestidad en la transmisión de la información y la accesibilidad ante las dudas y temores que plantee el equipo es fundamental.

Como generar el cambio a través de la comunicación

Los efectos del cambio no son automáticos, ni necesariamente equivalentes a lo esperado. El cambio en si se produce a través del cambio en las personas. Realmente, ellas son las que controlan sus resultados. Los sentimientos y valoraciones de los implicados, respecto al cambio, deciden en gran medida su reacción.

Para propiciar este cambio en las personas, las organizaciones deben convertirse en espacios para la comunicación y la reflexión. Tal y como hemos comentado, la comunicación es uno de los pilares fundamentales del éxito del proceso de cambio.

Grupo Emotiva-Liderea contamos con más de 14 años de experiencia acompañando a empresas en procesos transformacionales y de cambio organizacional. Si estás viviendo un proceso de cambio en tu empresa, te ayudamos a hacerlo de forma eficaz.

Share This