Por Carmen Guillén

Tener un buen clima en la empresa es esencial y tiene un gran impacto tanto en la empresa en si como en los empleados. En función del clima laboral aumentará o disminuirá el rendimiento de los empleados y como consecuencia de ello los resultados se verán afectados.

¿Qué es el Clima Laboral?

Lo primero que debemos tener en cuenta es a que nos referimos con clima laboral. Existen infinidad de definiciones pero una de ellas es la de B. Weinert (1985) psicólogo organizacional que lo definió como “la descripción del conjunto de estímulos que un individuo percibe en la organización, los cuales configuran su contexto de trabajo”.

O bien el conjunto de cualidades, atributos o propiedades relativamente permanentes de un ambiente de trabajo concreto que son percibidas, sentidas o experimentadas por las personas que componen la organización empresarial y que influyen sobre su conducta.

La importancia del conocimiento del clima laboral, como ya hemos comentado, se basa en la influencia que este ejerce sobre el comportamiento de los trabajadores y que afecta, a su vez, directamente en el crecimiento de la empresa.

¿Qué variables lo componen?

Las variables que intervienen en la creación del clima laboral pueden dividirse en tres tipos:

  • Características individuales: intereses, necesidades y actitudes propias de cada profesional.
  • Características del trabajo: factores vinculados con la actividad profesional y que afectan a las expectativas del empleado.
  • Y características de la situación de trabajo: elementos y acciones que la organización para generar un determinado ambiente laboral y motivar a la plantilla.

¿Qué factores son los que más influyen en el clima laboral?

El abanico de factores o variables que intervienen en la definición del clima laboral es realmente extenso, pero os vamos a enumerar algunos de ellos.

  • El ambiente físico, como las dimensiones de la empresa, la seguridadsalubridad de las instalaciones, luz del recinto, condiciones climáticas, ubicación geográfica y hasta la decoración influye.
  • Las relaciones interpersonales del empleado con el resto de la empresa o incluso sus relaciones fuera de ésta son aspectos que influyen.
  • No solo es importante el puesto, sino la adecuación del empleado al mismo. De ahí, la importancia de la proyección laboral.
  • Las políticas de igualdad, la regulación de los sueldos y otras iniciativas son factores importantes a la hora de favorecer un buen clima
  • La comunicación es un factor importante no solo a la hora de comunicar información sino la manera de dar esa información, por ejemplo dando feedback al trabajador o si se le permite hablar a él.
  • La percepción que tiene el trabajador sobre la empresa afecta también. Si la empresa establece políticas de bienestar y similares, incrementará el compromiso del trabajador y su sentimiento de pertenencia.

La importancia de un buen entorno laboral

Como conclusión, está claro que un buen entorno laboral mejora la productividad de los empleados, y uno malo puede llegar a generar conflictos y eso hacer que no se alcancen los objetivos.

También un buen clima hace que se genere un sentimiento de pertenencia a la empresa en los empleados. Este sentimiento provoca, a su vez, el concepto de salario emocional, que son aquellos incentivos no económicos que ofrece una empresa para mejorar la motivación y el compromiso de sus empleados.

Por todo ello, es imprescindible cuidar al máximo el entorno laboral de la organización y proporcionar al equipo las mejores herramientas para que exista una comunicación y un clima positivo.

¿Te interesaría conocer cual es el clima laboral en tu empresa? En Grupo Emotiva – Liderea te ayudamos a generar un buen clima laboral que favorezca la mejora continua y así conseguir los mejores resultados. Contacta con nosotros en contacto@grupoemotiva.es.

Share This